~ Esposa e hijas de Job ~


ESPOSA DE JOB

La historia de Job se desarrolla probablemente en el año 1520 a.e.c. El libro de Job es uno de los más antiguos de la historia Bíblica y contiene una de las mayores y más hermosas enseñanzas de fe y certeza en el Todopoderoso a pesar de las circunstancias.

Job era un hombre que obedecía en todo al Eterno, que a diario le servía y vivía una vida recta delante de Él, es decir, guardaba todos sus preceptos con todo su corazón. En su diario vivir estaba presente hacer todo lo necesario para que tanto él como su familia se encontraran limpios delante del Eterno:

Job 1:1  Hubo en tierra de Uz un varón llamado Job;  y era este hombre perfecto y recto,  temeroso de Elohim y apartado del mal.

Job 1:2  Y le nacieron siete hijos y tres hijas.

Job 1:3  Su hacienda era siete mil ovejas,  tres mil camellos,  quinientas yuntas de bueyes,  quinientas asnas,  y muchísimos criados;  y era aquel varón más grande que todos los orientales.

Job 1:4  E iban sus hijos y hacían banquetes en sus casas,  cada uno en su día;  y enviaban a llamar a sus tres hermanas para que comiesen y bebiesen con ellos.

Job 1:5  Y acontecía que habiendo pasado en turno los días del convite,  Job enviaba y los santificaba,  y se levantaba de mañana y ofrecía holocaustos conforme al número de todos ellos.  Porque decía Job: Quizá habrán pecado mis hijos,  y habrán blasfemado contra Elohim en sus corazones.  De esta manera hacía todos los días.

 

Miren que corazón tenía Job para con el Eterno, lo curioso es que habla de sus bienes, sus hijos, hasta de sus animales pero nada se dice de su esposa. Ella aparece solo una vez en toda la historia de Job y lamentablemente es una trágica y repugnante aparición.

 

Dice en el libro de Job que un día los hijos de Elohim, es decir, los ángeles se presentaron ante El, y entre ellos Satanás. Satanás es el acusador, es quien iba delante del Eterno a decirle a Él las cosas que hacíamos para que fuésemos juzgados o probados depende de nuestras obras, hoy en día ya no es así puesto que Yeshúa está a la diestra del Padre intercediendo por nosotros, pero en el momento de la vida de Job, Satanás se presentó ante el Eterno, y el Eterno mismo le habló acerca de Job, varón justo y temeroso, recto y apartado del mal, pero Satanás le dijo, Cómo no te va a obedecer y temer si tu le has dado riquezas y todo cuanto tiene, en pocas palabras, Job obedecía al Eterno porque era un hombre próspero en todo, pero Satanás lo que quería era ver si una vez que Job se quedara sin nada continuaría guardando su integridad. Lamentablemente la esposa de Job es ahí donde aparece. El Eterno le permite a Satanás que haga con Job lo que bien le pareciese pero solo que guardara su vida. Así Job se fue quedando sin hijos, luego sin salud cuando el Eterno permitió que una sarna maligna le tocara, y en ese momento tan duro para Job su mujer habla estas palabras:

Job 2:7  Entonces salió Satanás de la presencia del Eterno,  e hirió a Job con una sarna maligna desde la planta del pie hasta la coronilla de la cabeza.

Job 2:8  Y tomaba Job un tiesto para rascarse con él,  y estaba sentado en medio de ceniza.

Job 2:9  Entonces le dijo su mujer: ¿Aún retienes tu integridad?  Maldice a Elohim,  y muérete.

 

La esposa de Job estaba padeciendo todo con él, primero se le mueren sus siete hijos, esto debió haber sido un impacto terrible para ella como madre y por las palabras que le dice a Job ¿Aún retienes tu integridad?  Seguramente ella ya no retenía su integridad y ya había maldecido al Eterno por tanta calamidad, más después de ver a su esposo con un mal tan grande en su cuerpo. Es lógico pensar que ésta mujer se vio afectada juntamente con Job, pero esto no sería una excusa para blasfemar el nombre del Eterno.

 

La frase en hebreo no menciona la palabra maldecir como tal, que sería la palabra hebrea Calál, mas bien usa la palabra Barak que es todo lo contrario, Barak o Baraj significa bendecir. Algunas traducciones son más literales en su traducción como las siguientes:

 

VERSIÓN SPANISH REINA VALERA 1909: Díjole entonces su mujer: ¿Aun retienes tú tu simplicidad? Bendice á Dios, y muérete.

 

VERSIÓN TORRES AMAT: Y le dijo su mujer: ¿Todavía permaneces tú en tu estúpida simplicidad? Sí, bendice a Dios, y muérete.

TEXTO HEBREO: vet amar lo isható, odéj mejazac batumateja barak elohim vemet.           ותאמר לו אשׁתו עדך מחזיק בתמתך ברך אלהים ומת

La explicación a lo que la mujer de Job quiso decir con “Bendice a Elohim”  es que entre los paganos de la época era costumbre maldecir a sus dioses cuando estaban desilusionados o insatisfechos con los mismos. Ellos acostumbraban reprocharlos y maldecirlos. La expresión “y muérete”  es como decir “despídete de Elohim y así muérete”. Un de las cosas que más enoja a los fríos en la fe o al no creyente es ver al piadoso o buen creyente firme en su fe en medio de la prueba.

 

Seguramente la mujer de Job no era mala cuando todo estaba bien. Se dice de Job que era un gran hombre temeroso del Eterno, que a diario ofrecía holocaustos ante el Eterno para expiar los pecados de sus hijos y para que un hombre casado pueda vivir una vida recta delante del Eterno debe tener el respaldo de una esposa que tenga el mismo corazón. Sin embargo, en el momento de la prueba, donde los corazones son probados es donde se ve verdaderamente de qué están hechos cada uno en su interior. El propósito del Eterno al incitar a Satanás para que Job fuera probado era para que tanto Satanás como el hombre mismo se dieran cuenta de que el ser humano es capaz de amar al Eterno, obedecerle, servirle y honrarle tanto en momentos de bendición como en los de aparente “maldición”, lamentablemente Job podemos decir que pasó la prueba, pero su esposa se dejó llevar por la desesperación y su fe decayó al grado de pensar y hablar como una mujer pagana:

 

Job 2:10  Y él le dijo: Como suele hablar cualquiera de las mujeres fatuas,  has hablado.  ¿Qué?  ¿Recibiremos de Elohim el bien,  y el mal no lo recibiremos?  En todo esto no pecó Job con sus labios.

 

Job mismo reprende a su esposa, por haber pecado con sus labios al quejarse de su condición lo que la catalogó como una mujer reprobable.

Además de esto rechazaba a Job a causa de su enfermedad, en vez de apoyarle y ayudarle en ese momento tan doloroso, Job mismo lo dijo:

 

Mi aliento vino a ser extraño a mi mujer,

Aunque por los hijos de mis entrañas le rogaba.

 

Las demás traducciones expresan que verdaderamente la mujer de Job odiaba su aliento a pesar de que Job lo que hacía era rogar y llorar por sus hijos que fueron muertos.

Como vemos, ésta mujer pasó por un periodo de insensibilidad y apostasía, sin embargo podemos pensar que tuvo su oportunidad de hacer teshuvá, o arrepentirse y volverse al Eterno con todo su corazón y todo su ser. Al final de los días de Job se habla de su restauración, de él y de todas las cosas que perdió, en ello se incluyen sus hijos:

 

Restauración de la prosperidad de Job

 

Job 42:10  Y quitó el Eterno la aflicción de Job, cuando él hubo orado por sus amigos; y aumentó al doble todas las cosas que habían sido de Job.

Job 42:11  Y vinieron a él todos sus hermanos y todas sus hermanas, y todos los que antes le habían conocido, y comieron con él pan en su casa, y se condolieron de él, y le consolaron de todo aquel mal que el Eterno había traído sobre él; y cada uno de ellos le dio una pieza de dinero y un anillo de oro.

 

Job 42:12  Y bendijo el Eterno el postrer estado de Job más que el primero; porque tuvo catorce mil ovejas, seis mil camellos, mil yuntas de bueyes y mil asnas,

 

Job 42:13  y tuvo siete hijos y tres hijas.

 

Job 42:14  Llamó el nombre de la primera, Jemima, el de la segunda, Cesia, y el de la tercera, Keren-hapuc.

 

Job 42:15  Y no había mujeres tan hermosas como las hijas de Job en toda la tierra; y les dio su padre herencia entre sus hermanos.

 

Job 42:16  Después de esto vivió Job ciento cuarenta años, y vio a sus hijos, y a los hijos de sus hijos, hasta la cuarta generación.

 

Job 42:17  Y murió Job viejo y lleno de días.

 

Es muy interesante ver en el texto que no se menciona el nombre de los hijos de Job, sólo el de sus tres hijas, esto nos puede hacer pensar muchas cosas pero en especial creo que estas tres mujeres fueron ejemplares, fueron buenas hijas y seguramente lo fueron más que su madre en toda su vida, ya que después de los que hizo, auqnue posiblemente hizo teshuvá u con ella misma Job volvió a procrear no se dice nada más de ella, como si verdaderamente no importara tanto mencionarla, en cambio la Escritura nos revela los nombres de sus hijas, los cuales, como hemos visto, nos hablan de sus personalidades, examinemos…

 

Jemmimá: יְמִימָה Yemimá cálido, i.e. afectuoso; de aquí, paloma.

Posiblemente es lo mismo que  יוֹם iom, de una raíz que no se usa que significa ser caliente; día (como las horas abrigadas), sea literalmente (de la salida del sol hasta el ocaso, o de un amanecer al siguiente), o figurativamente (un espacio de tiempo definido por un término asociado), [a menudo usado adverbio]:-acostumbrar, anciano, andar, antiguo, anual, año, aurora, avanzado, constante, continuo, crónica, cumpleaños, declinar, día, diariamente, edad, entero, eternamente, fin, hoy, joven, mediodía, permanecer, perpetuamente, plazo, querer, siempre, siglo, tiempo, vez, vida, vivir.

Y lo podemos comparar con  יוֹנָה yoná

paloma (aparentemente del calor de su apareamiento):-paloma, palomino.

 

 

Cesia: קְצִיעָה  Quetsiyá de  קְצִיעָה quetsiá casia (por pelada; plural corteza):-casia. Que a su vez viene de la palabra  קָצַע catsá

raíz primaria; desnudar, i.e. (parcialmente) descartar; por impl. segregar (como en ángulo):-raspar, rincón.

 

A lo que se refiere el significado de Quetziyá es en términos prácticos a la canela a la corteza de las ramas del canelo. Esto nos habla de fortaleza, olor y sabor, lo que nos dice que ésta mujer era astuta, fuerte, inteligente, pero a su vez dulce y con una capacidad de alegrar su entorno, como la canela expide un delicioso aroma y un bello color.

 

Queren-HaPuj: קֶרֶן הַפּוּךְ  literalmente se traduce como cuerno de cosmético, pero como vemos es un nombre compuesto por dos palabras:

 

Queren קֶרֶן   cuerno (porque se proyecta); por impl. frasco, corneta; por parecido. colmillo de elefante (i.e. marfil), esquina (del altar), pico (de una montaña), rayo (de luz); figurativamente poder:-asta, cabeza, cerviz, colmillo, cuerno, fuerza, ladera, poder, poderío, ésta palabra viene de carán raíz primaria; empujar o acornear.

 

Puj  פּוּךְ de una raíz que no se usa que significa pintar; teñir (especialmente antimonio para los ojos):-antimonio, carbunclo, pintar.

Éstos significados los podemos entender como “cuerno de estibio”, lo que es una tinta con que las mujeres se coloreaban los párpados, de ésta mujer podemos pensar en que era muy hermosa.

 

A pesar de que los significados nos puedan hablar de la personalidad de las hijas de Job, nos hablan más de Job mismo, del proceso de su restauración en contraste de su estado anterior.

 

Jemima, “luz del día”, después de su “noche” de calamidad; pero  “paloma” Cesia, casia, hierba aromática), en lugar de las úlceras y aliento ofensivos.

 

Keren happuc, “cuerno de estibio”, en contraste a  su cuerpo contaminado en el polvo. Después de su bajeza ha sido puesto en alto y adornado con más abundante bendición.

 

Después de haber comprendido el significado de los nombres de las hijas de Job y haber intentado conocer quién verdaderamente fue su esposa, meditemos como quiénes queremos ser.

 


~El Lado Femenino De La Biblia~

www.elladofemeninodelabiblia.org