Maaca y Atalía

Maaca

La historia de Maaca se desarrolló aproximadamente en el año 958 a.e.c. Su nombre hebreo es Maaca  מַעֲכָה  o Maacat  מַעֲכָת . Con este nombre se le conoce a un lugar en Siria, también de un mesopotamio, lo portan tres varones israelitas y cuatro mujeres también israelitas, además de una siria.

Literalmente podemos traducir su nombre como Opresión, Sujeto o Gastado.

Su raíz primaria es la palabra   מָעַךְ maák; que significa presionar, perforar, castrar, manejar:-apretar, clavar, herir.

Maacá hija de Abisalom o de Absalón hermano de Tamar fue madre del rey de judá Abiam y abuela del rey  Asa. El rey Abiam hizo lo malo ante los ojos del Eterno pero el rey Asa hizo lo bueno.

Maaca se casó con Roboam y tuvieron por hijo a Abiam.

 

1Reyes 15:1 En el año dieciocho del rey Jeroboam hijo de Nabat, Abiam comenzó a reinar sobre Judá,

 

1Reyes 15:2  y reinó tres años en Jerusalén. El nombre de su madre fue Maaca, hija de Abisalom.

 

1Reyes 15:3  Y anduvo en todos los pecados que su padre había cometido antes de él; y no fue su corazón perfecto con El Eterno su Elohim, como el corazón de David su padre.

 

La Escritura no da más datos de esta mujer, algunos comentaristas dicen que en realidad fue hija de Tamar hija de Absalón quien se casó con  Uriel. Solo se hace referencia a ella misma Maaca hija de Abisalom o Absalón como madre de los dos reyes Abias (o Abiam a quien se le cambió el nombre por haber dejado al Eterno) y Asa.

 

1Reyes 15:9  En el año veinte de Jeroboam rey de Israel, Asa comenzó a reinar sobre Judá.

 

1Reyes 15:10  Y reinó cuarenta y un años en Jerusalén; el nombre de su madre fue Maaca, hija de Abisalom.

 

1Reyes 15:11  Asa hizo lo recto ante los ojos de El Eterno, como David su padre

 

En 1 de Reyes 15:1 y 2 se menciona que Maacá fue madre de Abias hijo de Roboam, en 1 Reyes 15: 9 y 10 dice que Maaca era madre de Asa hijo de Abías, como lo vemos en la genealogía de Salomón en 1Crónicas 3:10 Hijo de Salomón fue Roboam, cuyo hijo fue Abías, del cual fue hijo Asa, cuyo hijo fue Josafat.

Por estos textos entendemos que muy probablemente después de que muere su esposo Roboam se une a su hijo Abiam quien había hecho lo malo ante los ojos del Eterno y como fruto de su unión tuvieron por hijo a Asa quien no anduvo en los pecados de sus padres.

 

Lo que podemos pensar de esta actitud incestuosa, aunque no podríamos asegurarlo porque no se menciona, salvo lo que suponemos por las genealogías, es que se debió a la ambición de Maaca por ser reina sobre Judá y tener un lugar prominente en Israel. Eso ella sabía que estaba prohibido, quien reinaba sobre el pueblo no debía ser una mujer, sin embargo seguramente ella tenía un corazón perverso y deseaba obtener el poder a través del reinado, por eso al no haberlo logrado en los días de su esposo Roboam decide unirse a su hijo Abiam quien también tenía intereses pecaminosos y ambiciosos y de ahí proviene Asa, quien al contrario que sus padres no siguió ni su ejemplo ni su camino y tuvo una vida recta ante el Creador.

 

1Reyes 15:13  También privó a su madre Maaca de ser reina madre, porque había hecho un ídolo de Asera. Además deshizo Asa el ídolo de su madre, y lo quemó junto al torrente de Cedrón.

 

Sin embargo, no podemos asegurar que Maaca se haya metido con su propio hijo Abiam, otra posibilidad, es que ella fue quien crió y educó a su nieto Asa para manipularlo y lograr su objetivo, pero vemos que no pudo hacerlo.

Esta mujer israelita tenía un corazón profano. Era idólatra, ella adoraba a la diosa madre cananea Asera. Esta diosa está relacionada con Baal ya que era su contraparte femenina. También era una diosa fenicia de la vegetación y en otras culturas antiguas se han referido a ella como la “señora de los dioses” o “la amante (o novia) de los dioses (del cielo)”. También se le llama “la esposa de Baal” (el padre de los dioses) y es considerada como la diosa de la fertilidad. Los cultos tanto a asera como a baal consistían en la prostitución “sagrada” y los sacrificios humanos, y ésta era la manera en que Maaca adoraba a éste ídolo abominable. Su imagen era puesta constantemente a la de baal, y su culto atraía mucho a los israelitas, de esta manera fue seducida Maaca y fue una gran adoradora de Asera. Seguramente fue influenciada por las culturas paganas en las que hacían dioses a los reyes, y ella creyó y deseó que al ser reina el pueblo la llegaría a adorar como a asera.

Asa su hijo no anduvo en los caminos de Maaca sino todo lo contrario:

2Crónicas 15:16  Y aun a Maaca madre del rey Asa, él mismo la depuso de su dignidad, porque había hecho una imagen de Asera; y Asa destruyó la imagen, y la desmenuzó, y la quemó junto al torrente de Cedrón.

 

Asa le quitó un lugar prominente a Maaca para destruir la idolatría pues él tenía un corazón recto ante el Eterno. Sin embargo, Maaca le oprimió, lo presionó hasta desgastarlo, tal y como lo dice su nombre, y como consecuencia de eso él terminó oprimiendo a algunos de su pueblo, perdiendo poco a poco el hombre íntegro ante el Eterno que había sido antes.

2 Crónicas 16:1   Alianza de Asa con Ben-adad

En el año treinta y seis del reinado de Asa, subió Baasa rey de Israel contra Judá, y fortificó a Ramá, para no dejar salir ni entrar a ninguno al rey Asa, rey de Judá.

 2 Crónicas 16:2  Entonces sacó Asa la plata y el oro de los tesoros de la casa del Eterno y de la casa real, y envió a Ben-adad rey de Siria, que estaba en Damasco, diciendo:

 2 Crónicas 16:3  Haya alianza entre tú y yo, como la hubo entre tu padre y mi padre; he aquí yo te he enviado plata y oro, para que vengas y deshagas la alianza que tienes con Baasa rey de Israel, a fin de que se retire de mí.

 2 Crónicas 16:4  Y consintió Ben-adad con el rey Asa, y envió los capitanes de sus ejércitos contra las ciudades de Israel; y conquistaron Ijón, Dan, Abel-maim y las ciudades de aprovisionamiento de Neftalí.

2 Crónicas 16:5  Oyendo esto Baasa, cesó de edificar a Ramá, y abandonó su obra.

 2 Crónicas 16:6  Entonces el rey Asa tomó a todo Judá, y se llevaron de Ramá la piedra y la madera con que Baasa edificaba, y con ellas edificó a Geba y a Mizpa.

 2 Crónicas 16:7  En aquel tiempo vino el vidente Hanani a Asa rey de Judá, y le dijo: Por cuanto te has apoyado en el rey de Siria, y no te apoyaste en el Eterno tu Poderoso, por eso el ejército del rey de Siria ha escapado de tus manos.

 2 Crónicas 16:8  Los etíopes y los libios, ¿no eran un ejército numerosísimo, con carros y mucha gente de a caballo? Con todo, porque te apoyaste en el Eterno, él los entregó en tus manos.

 2 Crónicas 16:9  Porque los ojos del Eterno contemplan toda la tierra, para mostrar su poder a favor de los que tienen corazón perfecto para con él. Locamente has hecho en esto; porque de aquí en adelante habrá más guerra contra ti.

 2 Crónicas 16:10  Entonces se enojó Asa contra el vidente y lo echó en la cárcel, porque se encolerizó grandemente a causa de esto. Y oprimió Asa en aquel tiempo a algunos del pueblo.

 Como vemos, la influencia que puede ejercer una mujer sobre un hombre puede ser para vida plena o destrucción. No importa que sea esposa, madre, hija o abuela, la mujer puede ser tan influyente en un hombre que es capaz de destruir a un hombre que toda su vida anduvo piadosamente a caer en la apostasía.

Primero Asa había consultado al Eterno en todo momento otorgando a Él todos sus éxitos en su reinado como vemos:

2 Crónicas 14:9  Y salió contra ellos Zera etíope con un ejército de un millón de hombres y trescientos carros; y vino hasta Maresa. 2 Crónicas 14:10  Entonces salió Asa contra él, y ordenaron la batalla en el valle de Sefata junto a Maresa. 2 Crónicas 14:11  Y clamó Asa al Eterno su Poderoso, y dijo: !!Oh Eterno, para ti no hay diferencia alguna en dar ayuda al poderoso o al que no tiene fuerzas! Ayúdanos, oh Eterno Poderoso nuestro, porque en ti nos apoyamos, y en tu nombre venimos contra este ejército. Oh Eterno, tú eres nuestro Poderoso; no prevalezca contra ti el hombre. 2 Crónicas 14:12  Y el Eterno deshizo a los etíopes delante de Asa y delante de Judá; y huyeron los etíopes.

Después estaba haciendo alianzas con los hombres olvidándose de su Poderoso.

Maaca desgastó su corazón poco a poco, hasta acabarlo y terminó perdiendo su fe en el Eterno hasta no solo haber sido acabado físicamente sino su alma, lo que es lo más preciado para el Eterno una mujer fue capaz de destruirlo.

 

2Crónicas 16:12  En el año treinta y nueve de su reinado, Asa enfermó gravemente de los pies, y en su enfermedad no buscó a El Eterno, sino a los médicos.

Finalmente podemos entender con el testimonio de esta mujer la importancia de que la mujer del hogar viva en santidad para traer dicha a su familia y contar con la bendición del Todopoderoso.

Pro 12:4  La mujer virtuosa es corona de su marido, Mas la mala, como carcoma en sus huesos.

 

Atalía

 

Su historia se desarrolla aproximadamente en el año 928 a.e.c. que es cuando probablemente tuvo a su hijo Ocozías.

  El nombre hebreo de esta mujer es: עתליה  Atalyá  es igual que el nombre עֲתַלְיָהוּ Atalyáju  significa: Yah (el Eterno) ha constreñido. La raíz de la que proviene es Atlái עַתְלַי  significa comprimir; constreñid.  Constreñir significa  Obligar, precisar, compeler por fuerza a alguien a que haga y ejecute algo. Lo podemos entender como Oprimir, reducir o limitar.

 

Atalía era una princesa de Israel, hija del rey Omri de Judá, quien hizo lo malo ante los ojos del Eterno. También fue hermana del rey  Acab que también hizo lo malo: 1Reyes 16:30  Y reinó Acab hijo de Omri sobre Israel en Samaria veintidós años. Y Acab hijo de Omri hizo lo malo ante los ojos del Eterno, más que todos los que reinaron antes de él.

 

 

2Reyes 8:26  De veintidós años era Ocozías cuando comenzó a reinar, y reinó un año en Jerusalén. El nombre de su madre fue Atalía, hija de Omri rey de Israel.

 

La genealogía de esta familia es de la siguiente manera:

Omri fué general del ejército Hebreo, un Benjaminita hijo de Bequer: Gen 46:21  Los hijos de Benjamín fueron Bela, Bequer, Asbel, Gera, Naamán, Ehi, Ros, Mupim, Hupim y Ard. 1Crónicas 7:8  Los hijos de Bequer: Zemira, Joás, Eliezer, Elioenai, Omri, Jerimot, Abías, Anatot y Alamet; todos éstos fueron hijos de Bequer.

 

Omri padre de Atalía fue un hombre muy influyente y astuto. Él fue quien construyó Samaria, la ciudad que se convertiría en capital de las 10 tribus del norte.

 

1Reyes 16:24  Y Omri compró a Semer el monte de Samaria por dos talentos de plata, y edificó en el monte; y llamó el nombre de la ciudad que edificó, Samaria, del nombre de Semer, que fue dueño de aquel monte.1Reyes 16:25  Y Omri hizo lo malo ante los ojos del Eterno, e hizo peor que todos los que habían reinado antes de él.

 

¿Qué tipo de personas eran esta familia? Tanto Acab su hermano como Omri su padre y Ocozías su hijo hicieron lo malo ante los ojos del Eterno, dice la Escritura que cada uno hizo lo peor a los que les precedieron. Por supuesto esta mujer también anduvo en esos caminos de maldad. Ella era de una familia “real” y al igual que Maaca deseó poder y un reinado sometido a sus órdenes. Su corazón perverso hizo que su hijo Ocozías también se desviara y desobedeciera al Poderoso de Israel haciendo cosas abominables como idolatría y depravaciones. Pero Atalyahu actuó abominablemente haciendo lo que fuera para obtener el poder. Sus hechos se asemejan mucho a los de Jezabel. Lamentablemente hay una sola diferencia entre estas dos mujeres, que Jezabel era gentil, y no se podía esperar menos de ella, pero Atalía era israelita y su corazón actuó pero que una gentil.

 

Hubo juicio decretado para la casa a la cual perteneció atalía, por su perversidad e idolatría:

 

Miqueas 6:16  Porque los mandamientos de Omri se han guardado, y toda obra de la casa de Acab (hermano de Atalyahu); y en los consejos de ellos anduvisteis, para que yo te pusiese en asolamiento, y tus moradores para burla. Llevaréis, por tanto, el oprobio de mi pueblo.

 

Aquí se cumple el significado del nombre de Atalyahu: el Eterno ha constreñido u oprimido. Atalía y su familia llevaron sobre ellos el juicio de los pecados del pueblo, ya que ellos como reyes fueron los que indujeron a Israel a ir en pos de los dioses paganos. 

 

Además:

 

2Crónicas 22:1  Los habitantes de Jerusalén hicieron rey en lugar de Joram a Ocozías su hijo menor; porque una banda armada que había venido con los árabes al campamento, había matado a todos los mayores, por lo cual reinó Ocozías, hijo de Joram rey de Judá. (ver 2 Reyes10)

2Crónicas 22:2  Cuando Ocozías comenzó a reinar era de cuarenta y dos años, y reinó un año en Jerusalén. El nombre de su madre fue Atalía, hija de Omri.

2Crónicas 22:3  También él anduvo en los caminos de la casa de Acab, pues su madre le aconsejaba a que actuase impíamente.

2Crónicas 22:4  Hizo, pues, lo malo ante los ojos de El Eterno, como la casa de Acab; porque después de la muerte de su padre, ellos le aconsejaron para su perdición.

 

2Crónicas 22:10  Entonces Atalía madre de Ocozías, viendo que su hijo era muerto, se levantó y exterminó toda la descendencia real de la casa de Judá.

2Crónicas 23:12  Cuando Atalía oyó el estruendo de la gente que corría, y de los que aclamaban al rey, vino al pueblo a la casa de El Eterno;

 

2Crónicas 24:7  Porque la impía Atalía y sus hijos habían destruido la casa de Elohim, y además habían gastado en los ídolos todas las cosas consagradas de la casa de El Eterno.

 

La frase hebrea que se utiliza en este ultimo versículo citado es  עתליהו המרשׁעת Atalyahu haMirshaát, que literalmente significa mujer que hace maldad, mujer impía. La palabra mirshaát viene de la raíz rashá, que es perturbar, violar:-actuar, apartar, cometer maldad, etc. Es penoso ver cómo la Escritura se expresa de una mujer israelita de una forma tan desagradable. Que el Eterno nos libre de caer en esta descripción!

 

Es por eso que el Eterno decreta juicio a toda la casa de Acab y por supuesto Atalyáhu:

2Reyes 9:8  Y perecerá toda la casa de Acab, y destruiré de Acab todo varón, así al siervo como al libre en Israel.

2Reyes 9:22  Cuando vio Joram a Jehú, dijo: ¿Hay paz, Jehú? Y él respondió: ¿Qué paz, con las fornicaciones de Jezabel tu madre, y sus muchas hechicerías?

2Reyes 9:23  Entonces Joram volvió las riendas y huyó, y dijo a Ocozías: !!Traición, Ocozías!

2Reyes 9:24  Pero Jehú entesó su arco, e hirió a Joram entre las espaldas; y la saeta salió por su corazón, y él cayó en su carro.

2Reyes 9:25  Dijo luego Jehú a Bidcar su capitán: Tómalo, y échalo a un extremo de la heredad de Nabot de Jezreel. Acuérdate que cuando tú y yo íbamos juntos con la gente de Acab su padre, El Eterno pronunció esta sentencia sobre él, diciendo:

2Reyes 9:26  Que yo he visto ayer la sangre de Nabot, y la sangre de sus hijos, dijo El Eterno; y te daré la paga en esta heredad, dijo El Eterno. Tómalo pues, ahora, y échalo en la heredad de Nabot, conforme a la palabra de El Eterno.

 

 

Jehú mata a Ocozías

(2 Cr. 22.7-9)

 

2Reyes 9:27  Viendo esto Ocozías rey de Judá, huyó por el camino de la casa del huerto. Y lo siguió Jehú, diciendo: Herid también a éste en el carro. Y le hirieron a la subida de Gur, junto a Ibleam. Y Ocozías huyó a Meguido, pero murió allí.

2Reyes 9:28  Y sus siervos le llevaron en un carro a Jerusalén, y allá le sepultaron con sus padres, en su sepulcro en la ciudad de David.

2Reyes 9:29  En el undécimo año de Joram hijo de Acab, comenzó a reinar Ocozías sobre Judá.

 

2Reyes 11:1  

Cuando Atalía madre de Ocozías vio que su hijo era muerto, se levantó y destruyó toda la descendencia real.

 

Atalía no quería que hubiera ningún descendiente de su familia que pudiera tomar el trono y reinar, más bien quería ser ella la única reina sobre Israel, pero el Eterno no se lo permitiría:

 

2Reyes 11:2  Pero Josaba hija del rey Joram, hermana de Ocozías, tomó a Joás hijo de Ocozías y lo sacó furtivamente de entre los hijos del rey a quienes estaban matando, y lo ocultó de Atalía, a él y a su ama, en la cámara de dormir, y en esta forma no lo mataron.

 

Como vemos el Eterno uso a una mujer para detener los planes perversos de Atalyahu, quien ya estaba ganando autoridad sobre el reinado de Israel. No se sabe exactamente si Josaba fue hija de ella y Joram tal como Ocozías o era su hijastra, es decir media hermana de Ocozías e hija de Joram con otra mujer. El hecho es que el Eterno la usó de manera valerosa para proteger el reinado auténtico sobre Israel y lograr conservar a un hombre con un corazón íntegro.

 

2Reyes 11:3  Y estuvo con ella escondido en la casa de El Eterno seis años; y Atalía fue reina sobre el país.

 

Durante seis años Atalía estuvo gobernando como reina absoluta sobre Israel, pero no sabía que el Eterno le tenía preparada una sorpresa. Josaba era esposa del sacerdote Joiada ambos se unieron para destituir a la usurpadora Atalyahu:

 

2Reyes 11:4  Mas al séptimo año envió Joiada (el sacerdote levita) y tomó jefes de centenas, capitanes, y gente de la guardia, y los metió consigo en la casa de El Eterno, e hizo con ellos alianza, juramentándolos en la casa de El Eterno; y les mostró el hijo del rey (es decir a Joás).

2Reyes 11:5  Y les mandó diciendo: Esto es lo que habéis de hacer: la tercera parte de vosotros tendrá la guardia de la casa del rey el día de reposo.

2Reyes 11:6  Otra tercera parte estará a la puerta de Shur, y la otra tercera parte a la puerta del postigo de la guardia; así guardaréis la casa, para que no sea allanada.

2Reyes 11:7  Mas las dos partes de vosotros que salen el día de reposo[b] tendréis la guardia de la casa de El Eterno junto al rey.

2Reyes 11:8  Y estaréis alrededor del rey por todos lados, teniendo cada uno sus armas en las manos; y cualquiera que entrare en las filas, sea muerto. Y estaréis con el rey cuando salga, y cuando entre.

2Reyes 11:9  Los jefes de centenas, pues, hicieron todo como el sacerdote Joiada les mandó; y tomando cada uno a los suyos, esto es, los que entraban el día de reposo y los que salían el día de reposo, vinieron al sacerdote Joiada.

2Reyes 11:10  Y el sacerdote dio a los jefes de centenas las lanzas y los escudos que habían sido del rey David, que estaban en la casa de El Eterno.

2Reyes 11:11  Y los de la guardia se pusieron en fila, teniendo cada uno sus armas en sus manos, desde el lado derecho de la casa hasta el lado izquierdo, junto al altar y el templo, en derredor del rey.

2Reyes 11:12  Sacando luego Joiada al hijo del rey, le puso la corona y el testimonio, y le hicieron rey ungiéndole; y batiendo las manos dijeron: !!Viva el rey!

2Reyes 11:13  Oyendo Atalía el estruendo del pueblo que corría, entró al pueblo en el templo de El Eterno.

2Reyes 11:14  Y cuando miró, he aquí que el rey estaba junto a la columna, conforme a la costumbre, y los príncipes y los trompeteros junto al rey; y todo el pueblo del país se regocijaba, y tocaban las trompetas. Entonces Atalía, rasgando sus vestidos, clamó a voz en cuello: !!Traición, traición!

2Reyes 11:15  Mas el sacerdote Joiada mandó a los jefes de centenas que gobernaban el ejército, y les dijo: Sacadla fuera del recinto del templo, y al que la siguiere, matadlo a espada. (Porque el sacerdote dijo que no la matasen en el templo de El Eterno.)

2Reyes 11:16  Le abrieron, pues, paso; y en el camino por donde entran los de a caballo a la casa del rey, allí la mataron.

2Reyes 11:17  Entonces Joiada hizo pacto entre El Eterno y el rey y el pueblo, que serían pueblo de El Eterno; y asimismo entre el rey y el pueblo.

2Reyes 11:18  Y todo el pueblo de la tierra entró en el templo de Baal, y lo derribaron; asimismo despedazaron enteramente sus altares y sus imágenes, y mataron a Matán sacerdote de Baal delante de los altares. Y el sacerdote puso guarnición sobre la casa de El Eterno.

2Reyes 11:19  Después tomó a los jefes de centenas, los capitanes, la guardia y todo el pueblo de la tierra, y llevaron al rey desde la casa de El Eterno, y vinieron por el camino de la puerta de la guardia a la casa del rey; y se sentó el rey en el trono de los reyes.

2Reyes 11:20  Y todo el pueblo de la tierra se regocijó, y la ciudad estuvo en reposo, habiendo sido Atalía muerta a espada junto a la casa del rey.

2Reyes 11:21  Era Joás de siete años cuando comenzó a reinar.

 

2Reyes 12:1  

 

Reinado de Joás de Judá

En el séptimo año de Jehú comenzó a reinar Joás, y reinó cuarenta años en Jerusalén. El nombre de su madre fue Sibia, de Beerseba.

2Reyes 12:2  Y Joás hizo lo recto ante los ojos del Eterno todo el tiempo que le dirigió el sacerdote Joiada.

 

La madre del rey que sucedió a Ocozías seguramente fue todo lo contrario a Atalyahu, quien fue de apoyo y buen ejemplo para su hijo Joás que tuvo con Ozozías, es decir nieto de Atalyahu quien lo quiso matar como a todos los demás.

 

Como vemos estas dos mujeres Maaca y Atalyahu tuvieron el mismo espíritu maligno de Jezabel quienes exterminaron a los fieles del Eterno por su ambición y avaricia. Es por eso que las hemos catalogado definitivamente como Mujeres Reprobables.

 

 

 


~El Lado Femenino De La Biblia~

www.elladofemeninodelabiblia.org